Acetaminofén e Ibuprofeno: ¿Cuándo es mejor tomar uno o el otro?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Cuando sentimos un dolor de cabeza, sufrimos un golpe, tenemos fiebre o aparece ese molesto dolor menstrual, el ibuprofeno y el acetaminofén son los medicamentos que solemos elegir (muchas veces de manera indistinta) para tratar dichas molestias, pero ¿Cuál es el mejor en cada caso? ¿Son iguales estos medicamentos?

Aunque tienen mucho en común, estos medicamentos no son lo mismo. En este artículo te enseño cuáles son sus diferencias, contraindicaciones y en qué caso es recomendable tomar uno u otro.

Diferencia entre acetaminofén y el ibuprofeno

Ibuprofeno

En primer lugar, el ibuprofeno es un fármaco que pertenece al grupo de los antiinflamatorios no estereoideos (AINEs). Su acción se centra en la inhibición de la síntesis de prostaglandinas, que son las sustancias responsables de la respuesta inflamatoria y del dolor.

Debido a que posee una acción antiinflamatoria (disminuye la inflamación), analgésica (calma el dolor) y antipirética (reduce la fiebre), puedes utilizarlo para dolores que vienen acompañados con inflamación.

El ibuprofeno está contraindicado en el embarazo y en personas alérgicas al mismo. Debe ser usado con precaución si eres un paciente con hipertensión arterial o antecedentes cardiovasculares. También debes tener cuidado si tienes problemas gastrointestinales, ya que tiene un efecto gastrolesivo, lo que quiere decir que puede alterar la mucosa protectora de tu estómago y causar molestias.

Su dosis recomendada se encuentra entre 400 – 600 mg, y sus dosis máxima diaria es de 1200 mg, aunque esto puede variar si tu médico lo considera necesario. Es importante que no excedas ni la dosis, ni la duración del tratamiento, ya que se incrementa el riesgo de sufrir efectos adversos.

El ibuprofeno puedes encontrarlo en tu farmacia de confianza en presentaciones como Brugesic®, Advil®, Femmex Plus®, entre otros.

Acetaminofén

El acetaminofén, conocido en algunos países como paracetamol, a diferencia del ibuprofeno no se clasifica como un AINEs debido a que solo posee acción analgésica y antipirética. Su mecanismo de acción, definido en el Vademecum de España, consiste en inhibir la síntesis de prostaglandinas a nivel del Sistema Nervioso Central y bloquear la generación del impulso doloroso a nivel periférico. También actúa sobre el centro hipotalámico regulador de la temperatura.

Por otro lado, no presenta efectos adversos gastrointestinales tan significativos como el ibuprofeno, sin embargo puede generar toxicidad hepática (es decir, inducir daño en el hígado), por lo que está contraindicado en personas con insuficiencia hepática o hepatitis viral. Por el mismo motivo, evita usarlo con alcohol, ya que ambos en combinación podrían aumentar su toxicidad.

La dosis recomendada se encuentra entre 500 mg y 1 g cada 8 horas, en función del dolor. Es importante tener cuidado en no superar los 3 g al día de acetaminofén para evitar que se ocasionen daños hepáticos graves, como una hepatitis medicamentosa.

Puedes encontrarlo en presentaciones 500mg y 650mg, como el caso del Atamel® y Atamel Forte®, entre otros.

Tanto el ibuprofeno como el acetaminofen, son esenciales para tratar los síntomas del resfriado común y el malestar general; por este motivo están dentro de nuestros medicamentos indispensables para tener en casa.

¿Cuándo es mejor tomar ibuprofeno o acetaminofén?

Como mencioné anteriormente, el Ibuprofeno es el medicamento de elección para dolores que vienen acompañados de inflamación, debido a su acción analgésica y antiinflamatoria. También puede ser utilizado en caso de fiebre.

Algunos ejemplos de estos dolores son:

  • Dolores musculares y en articulaciones: el ibuprofeno es eficaz en caso de dolores ocasionados por lesiones, ya que disminuye la inflamación en el punto de la lesión, a la vez que alivia el dolor. También es indicado en afecciones como la artritis reumatoide.
  • Dolor menstrual: debido a que es causado por la liberación de prostaglandinas en grandes cantidades que provocan una contracción uterina, el ibuprofeno es el medicamento que puedes tomar en este caso, ya que ha demostrado mayor eficacia para disminuir este tipo de dolor.
  • Dolor de muelas o dolor dental: dependiendo de la causa, un dolor dental generalmente suele estar asociado a inflamación, por lo que puedes tomar ibuprofeno para aliviarlo. Sin embargo, en este caso también puedes utilizar el acetaminofén.

Es importante que si el dolor de muelas se mantiene por más de un día, es recomendable consultar con tu odontólogo.

Por otro lado, el Acetaminofén puedes utilizarlo en los siguientes casos:

  • Dolor de cabeza: debido a que este medicamento actúa sobre el Sistema Nervioso Central, es el más eficaz para que puedas aliviar los dolores de cabeza.
  • Fiebre: aunque también puede ser utilizado el ibuprofeno, el acetaminofén es el medicamento de primera elección para reducir la fiebre.
  • Resfriado común: en combinación con medicamentos descongestionantes, puedes utilizarlo para aliviar los síntomas del resfriado común.

Aunque estas son las indicaciones generales de estos medicamentos, no olvides que lo mejor es evitar la automedicación y siempre consultar con tu médico o farmacéutico, para la elección del mejor tratamiento.

¿Se puede tomar acetaminofén e ibuprofeno al mismo tiempo?

En algunos casos, debido a que ambos presentan propiedades similares, los médicos te permitirán alternar el uso del acetaminofén y el ibuprofeno, combinándolos durante períodos de tiempo cortos con el fin de aliviar los dolores ligeros o moderados y reducir la fiebre cuando ésta no cede en un tiempo de 3 a 4 horas.

Ninguno de estos medicamentos actúa negativamente sobre la eficacia del otro y no se produce tampoco un aumento de los efectos secundarios, al contrario producen un efecto sinérgico: los dos juntos potencian el efecto del otro.

Sin embargo, mi recomendación es que si decides alternar ambos medicamentos, lo hagas bajo la supervisión de tu médico para evitar realizar una administración inadecuada que pueda ocasionarte problemas a largo plazo.

En algunos casos, los médicos permiten alternar el uso del acetaminofén y el ibuprofeno, combinándolos durante períodos de tiempo cortos con el fin de aliviar los dolores ligeros o moderados y reducir la fiebre cuando ésta no cede en un tiempo de 3 a 4 horas.

Uso del acetaminofén y el ibuprofeno en niños

Tanto el acetaminofén como el ibuprofeno son medicamentos seguros y eficaces que puedes utilizar para aliviar el malestar o reducir la fiebre en los niños, debido a que ambos poseen una acción antipirética.

Lo importante antes de darles cualquier medicina a los niños es consultar con su pediatra, o en su defecto, leer el prospecto del medicamento para asegurarse de administrarle la dosis correcta según su edad y peso, además de tener en cuenta de si es alérgico a alguno de estos medicamentos.

En el caso del ibuprofeno, solo debes usarlo si el niño es mayor de 6 meses de edad.

Para finalizar, no olvides que ambos medicamentos dejan de ser seguros cuando excedes la dosis diaria máxima recomendada y que debes evitar automedicarte en cualquier caso. Siempre consulta antes con tu médico o farmacéutico.

¿Conocías la diferencia entre en el acetaminofén y el ibuprofeno? ¿Tienes alguna otra duda sobre estos medicamentos? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Si te ha gustado nuestro contenido, ayúdanos a compartirlo en redes sociales y suscríbete a nuestro newsletter. También puedes seguirnos en nuestra cuenta de Instagram @pharmaweb_ve

Recibe las últimas noticias

Suscribete a nuestro Newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales:

Comparte este post en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Te puede interesar

Deja un comentario

Te puede interesar

Comparte nuestro blog:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email